Diarios de escritor

3 diarios de escritor esenciales: Cuáles son y cómo te ayudarán

Hay tres tipos de diario que son muy útiles para todo escritor. Son el “Cuaderno de notas”, el “Diario personal” y el “Diario de un libro”. Estos diarios de escritor pueden combinarse en un solo cuaderno o llevarse por separado.

Aquí te explico lo que son y cómo te pueden ayudar.

Cuaderno de notas

Es el más conocido. Es un cuaderno que llevas siempre contigo, donde anotas cosas que observas, descripciones de personas y lugares, retazos de diálogos que escuchas, e ideas que se te ocurren.

Casi todo escritor que se precie no sale de casa sin él. En su defecto, usa su teléfono, la servilleta de papel de un bar, el margen de un periódico o cualquier otra cosa que tenga a mano para anotar sus ideas y observaciones.

Beneficios:

  • Recoges material que podrías usar en tu obra. No necesariamente han de ser cosas que observas personalmente. Thomas Hardy tenía un cuaderno titulado “Hechos” en el que anotaba noticias del periódico que le llamaban la atención. Basó una de sus novelas en una de estas anotaciones.
  • Recuerdas quién eras en cada etapa de tu vida. La escritora Joan Didion, en su maravilloso ensayo “On Keeping a Notebook”, explica que no anota cosas indiscriminadamente. Todo lo que entra en su cuaderno de notas tiene una conexión muy personal, aunque parezca un detalle externo. Por ejemplo, una frase le recuerda quién la dijo (el marido de una amiga), y que en ese momento sintió envidia de esa pareja, porque tenían hijos y más dinero que ella. Si en vez de anotar sin ton ni son te centras en escribir observaciones que tienen una relación contigo, reconectarás mejor con quién fuiste. Esto es esencial si escribes memorias.
  • Conservas una lista de ideas para obras futuras. Tanto si escribes libros, como cuentos, memorias o un blog, anota todos los posibles temas que se te ocurran, en cuanto se te ocurran. Así nunca te faltará material.

Diario personal

Este es el diario clásico donde anotas tus pensamientos, emociones, y quizás algunas de las cosas que han sucedido ese día.

Beneficios:

  • Refuerzas el hábito de escribir todos los días.
  • Limpias tu mente. Algunos autores escriben en su diario personal antes de enfrascarse en su escritura creativa. De esa manera, si tienen cualquier preocupación, la sacan de su mente.
  • Practicas un estilo ágil y espontáneo. Un diario personal es privado, por tanto, escribes con más libertad y mayor rapidez. Eso puede ayudarte a cultivar la soltura que todo escritor necesita para vencer el temido bloqueo de la página en blanco.
  • Revelas las malas pasadas que te juega tu memoria. Didion observa que todos olvidamos esas cosas que pensábamos que jamás olvidaríamos. Eso incluye las personas que fuimos en el pasado. La escritora Louise de Salvo nos da un ejemplo muy claro. Estaba escribiendo un ensayo sobre el suicido de su hermana. Todo lo que recordaba era la tristeza que sintió por su pérdida, pero el ensayo no acababa de funcionar. Al releer su diario de esa época, advirtió que también había sentido cierto alivio por no tener que cargar más con el cuidado de una hermana muy difícil. Inconscientemente, había relegado ese recuerdo al olvido, porque le daba vergüenza.

Diario de un libro

Este diario trata exclusivamente del libro que estás escribiendo. John Steinbeck dedicaba un nuevo diario a cada libro que empezaba. Cada mañana escribía en él. Por ejemplo, anotaba el horario que pensaba seguir ese día, qué escena iba a trabajar, y qué problemas específicos enfrentaba, así como posibles soluciones.

Beneficios:

  • Ganas claridad y enfoque: Al reflexionar sobre lo que estás escribiendo, consigues clarificar tus objetivos y planear mejor tu progreso.
  • Profundizas en tu tema y no olvidas nada. Esta reflexión diaria te ayuda a ir más hondo. Examinas tu tema, tu argumento y tus personajes desde muchos ángulos. Cuando ya vas acabando, puedes releer tu diario para asegurarte de que no te has olvidado de nada importante.
  • Entiendes tu proceso y combates el desánimo. Escribir un libro es un proceso largo y, a veces, abrumador. Casi todos los escritores pasan por momentos de desánimo en los que quisieran tirar la toalla. En esos momentos, puedes releer tus diarios de proyectos anteriores y darte cuenta de que pasaste por el mismo momento, pero lo superaste. Eso te da ánimos para continuar con este.

Preguntas sobre los diarios de escritor 

  • ¿Un cuaderno o varios? Algunos escritores usan solo un cuaderno que es como un cajón de sastre. Otros prefieren separar sus diarios de escritor por tema y propósito. Yo uso diferentes cuadernos.
  • ¿Grande o pequeño? Algunos escritores prefieren libretas pequeñas que caben en un bolsillo, otros cuadernos grandes donde expandirse. Si piensas juntar en un solo cuaderno los tres diarios de escritor necesitarás uno grande. Vigila que no sea muy pesado, si vas a llevarlo contigo a todas partes.
  • ¿A mano o en computadora? Cada formato tiene sus ventajas. Un diario a mano es más portátil y puede ayudarte a conectar con tu intuición. Pero si usas con frecuencia pasajes de tu diario en tu escritura creativa podría ser más práctico escribirlo en la computadora para copiar y pegar con facilidad.

Mis diarios de escritor

Quizás soy exagerada, pero yo uso más de tres diarios de escritor, aunque no escribo a diario en todos ellos. Son estos:

  • Cuaderno de notas: Cuando estoy fuera de casa, anoto observaciones rápidas e ideas para futuros artículos en mi teléfono.
  • Cuaderno de ideas para el blog y ensayos personales: Cuando estoy en casa, anoto mis ideas para futuros artículos e historias en un cuaderno, donde puedo expandirme más que en el teléfono. Una vez me siento a escribir un artículo, también uso ese mismo cuaderno para desarrollar un esquema y escribir retazos de borrador.
  • Cuaderno sobre escritura: Allí escribo citas y copio pasajes enteros de libros que estoy leyendo, especialmente libros sobre cómo escribir, que luego inspiran temas de mi blog.
  • Diario de un libro: Tengo un diario dedicado específicamente al libro de memorias que estoy escribiendo. Allí anoto cronología, temas, problemas, esquemas, ideas… También tengo otro Diario de un libro para los libros que escribo para mis clientes.
  • Diario personal: Este lo enfoco sobre todo a planear mis objetivos profesionales, llevar cuenta de mi productividad, anotar aspiraciones de vida, etc. Escribo en él esporádicamente.
  • Diario de gratitud: En este pequeño cuadernillo anoto varias veces a la semana cosas que me hacen sentir agradecida. No tiene nada que ver con la escritura, pero me hace feliz.

Estoy considerando consolidar algunos de estos cuadernos, pero lo que no haré es dejar de escribirlos. He notado que reflexionar sobre mi escritura desde diversos ángulos me ha ayudado a ser constante y ha estimulado mi creatividad. ¡Espero que a ti también te ayude!

Foto de hope-house-photos via Unsplash.

Recibe el boletín de Vida Now

* indicates required