Los enemigos de un escritor

Tres enemigos de un escritor (3): Dificultad para organizarse

Ahora que por fin hago tiempo para escribir de forma consistente y que he aprendido a aceptar las críticas, aún batallo a veces con un problema que aqueja a muchos escritores: dificultad para organizar múltiples proyectos de escritura.

Me siento como una niña en una dulcería. Ya sé que unas monedas solo dan para algunos caramelos, pero todos los dulces son tan apetecibles que correteo de un recipiente al otro comiendo con los ojos.

Entre las piruletas y gelatinas que me tientan cada día se encuentran un libro de memorias, posts para mi blog, piezas breves de memorias (3.000 a 5.000 palabras), y reseñas de libros. Además escribo memorias para otras personas, y edito libros de otros autores.

Si, como yo, tienes muchos proyectos en marcha al mismo tiempo puedes sentir que es abrumador. Pero es importante mantener la cabeza clara y pensar en tus prioridades.

Para organizarte necesitas seguir estos cuatro pasos:

    1. Decidir cuáles son tus objetivos primordiales a largo plazo. Por ejemplo, quizás tu objetivo es publicar un libro en dos años (o tenerlo listo para su publicación).
    2. Decidir cuáles son tus objetivos a corto plazo, que contribuyen a los de largo plazo. Por ejemplo, podrían ser terminar el primer borrador de tu libro este año.
    3. Decidir qué horario dedicarás a cumplir esos objetivos a corto plazo, teniendo en cuenta que posiblemente tendrás que rescatar tiempo porque también trabajas para ganarte la vida.
    4. Ser flexible. Si ves que tu horario no funciona, cámbialo. Si sientes que no te estás exigiendo suficiente, empuja más. Proponte revisar tus objetivos a largo y corto plazo cada tres meses para juzgar si funcionan y modificarlos si es necesario.

En mi caso, después de pensarlo bien, llegué a las siguientes conclusiones:

      1. Objetivo a largo plazo: Ganarme la vida como escritora, sea con mis propios libros o escribiendo para otros. Y publicar un libro de memorias en el plazo de tres años.
      2. Objetivo a corto plazo, 1: Mantener mi blog activo, para cuidar a mi “tribu”. He optado por 1 post en inglés y 1 post en español cada semana solamente. La constancia y la calidad son más importantes que la cantidad.
      3. Objetivo a corto plazo, 2: Aparcar mi libro unos meses, y concentrarme en las piezas cortas de memorias. Eso me ayuda a refinar mi voz y mi pericia con los arcos narrativos. También me da la opción de empezar a publicar antes.
      4. Horario: Dedicar las primeras dos horas de la mañana, cuando estoy más fresca, a la escritura creativa (memorias y blog), a no ser que tenga un trabajo compensado de entrega inminente.

 

No es un plan perfecto, porque a menudo suceden cosas que me obligan a romper mi horario, pero por eso mismo estoy constantemente revisándolo y mejorándolo.

¿Y tú? ¿Tienes problemas para organizarte?

Este post es parte de una serie. Lee los dos posts anteriores:

Tres enemigos de un escritor (1): Carencia de distancia emocional.

Tres enemigos de un escritor (2) “No tengo tiempo para escribir”.

Recibe el boletín de Vida Now

* indicates required