La escucha activa es muy importante para un escritor.

Escucha activa: por qué es útil para un escritor y 6 trucos para mejorarla

Una de las muchas cosas que hago, mientras escribo mis memorias, es trabajar como intérprete español-inglés.

Cuando estudié el Código Ético para intérpretes médicos, me sorprendió ver cuántas de las habilidades que se requieren en esta profesión son esenciales para un escritor.

Hoy comienzo una serie de tres partes para explicarte tres talentos de un intérprete médico que te ayudarán a escribir mejor.

Parte 1: La escucha activa

Según estudios extensos realizados en la Universidad de Minnesota:

“…la persona media, inmediatamente después de escuchar hablar a alguien, recuerda solamente la mitad de lo que ha oído, incluso cuando estaba escuchando con mucha atención.”

A medida que pasa el tiempo, el oyente medio recuerda solamente alrededor del 25% de lo que ha oído.

Puedo confirmar que esto es cierto. Mientras practicaba interpretación en casa, me grababa. Me di cuenta de que cuando una frase duraba más de 12 segundos, al interpretarla se me olvidaba algo, incluso si lo hacía inmediatamente después de oír la frase: una expresión, uno de los cinco síntomas que mencionaba el doctor, o el nombre de una medicina. A veces cambiaba una preposición por otra. Estas omisiones y cambios no son muy importantes en otra situación, pero en una cita médica, la exactitud es crucial.

Tuve que mejorar rápidamente mi retención a través de la escucha activa. Ahí fue donde me di cuenta de que era una habilidad muy útil para un escritor.

Cómo aplicar la escucha activa a la escritura

Seguramente crees que te acordarás de esa gran idea que se te ocurrió mientras estabas conduciendo, o cuando te despertaste a medianoche. Pero la mayor parte del tiempo, no te acordarás. ¿Y qué tal ese jugoso diálogo que oíste mientras paseabas a tu perro en el parque? Tampoco. Quizás te acuerdes de una o dos palabras, pero sin duda no te acordarás de todo.

No hay nada más frustrante que sentarte a escribir una escena de tu libro y darte cuenta de que se te han olvidado los detalles que la harían más vívida.

Podrías apuntar esos tesoros en un cuadernillo o en tu teléfono, pero a veces no resulta práctico. No puedes escribir mientras conduces, mientras hablas con la cajera en una tienda y tienes a 5 personas detrás o cuando tu jefe te está pegando la bronca.

Lo que sí puedes hacer es afinar tus habilidades de escucha activa. Así los detalles más vibrantes de ese diálogo o situación se quedarán seguros en un rincón de tu mente hasta que puedas tomar nota y usarlos en tu escritura.

Prueba estos truquitos que usan los intérpretes médicos para mejorar tu retención:

    • Concéntrate de lleno en lo que dice el hablante, sin distracciones de ningún tipo (es más difícil de lo que parece.)
    • Identifica la idea principal, el significado del mensaje, para que después puedas parafrasearlo.
    • Visualiza lo que está diciendo. Una imagen te refrescará la memoria.
    • Aprende a tomar notas con eficacia. Esto significa escribir solamente una o dos palabras por frase que captan la idea principal, o datos que es fácil olvidar, como cantidades, fechas o nombres. Si no puedes tomar nota ni siquiera de una o dos palabras, practica recordar solamente éstas. Esa semilla traerá el resto a tu mente cuando anotes la escena después.
    • Practica, practica y practica. No solo con conversaciones sino con todo. La brisa susurrando en las hojas de los sauces. La luz crepuscular que se refleja en el metal de la barandilla de un puente. El rostro compungido de un chiquillo al que le están dando unos gritos. A medida que lo veas, escribe sobre ello en tu mente, y luego practica recordarlo con las técnicas mencionadas arriba.
    • Camina y repite. Los actores de teatro juran que esta técnica les ayuda a aprenderse sus líneas de memoria. Camina repitiendo en tu mente esas palabras unas cuantas veces.

 

Acostúmbrate a dedicar unos minutos cada mañana a escribir con más detalle el esqueleto de una escena o un diálogo que te esforzaste en retener el día anterior. Te aseguro que un día te alegrarás de tener esas notas bien desarrolladas en tus archivos. Serán el germen de muchos pasajes en tus futuros libros.

Un escritor debe practicar constantemente la atención plena. Estar plenamente enfocado en el momento presente, te ayudará a recordarlo con toda su riqueza y hará que tu escritura sea mucho más vibrante.

Recibe el boletín de Vida Now

* indicates required