Reseña de “Falcó”, la última novela de Arturo Pérez Reverte

La portada de Falcó, la última novela de Arturo Pérez Reverte, nos recuerda de inmediato a Humphrey Bogart y, al leer el libro, comprobamos que no es casualidad. Como la mayoría de los personajes que encarnó Bogart, el protagonista de este thriller histórico y político, Lorenzo Falcó, es un tipo cínico que esconde tras su fachada de duro sin compasión un rescoldo de sentimentalismo.

El libro sigue las peripecias de Falcó, mercenario, asesino profesional y espía, durante el invierno de 1936. El General Franco ha declarado la guerra hace pocos meses al gobierno legítimo de España, la República, que es de izquierdas.

Falcó, contratado por “el Almirante”, que forma parte de las fuerzas de Franco, recibe el encargo de liberar al fundador de la Falange Española, José Antonio Primo de Rivera, preso en una cárcel de Alicante. Ayudado por los hermanos falangistas Ginés y Cari Montero y por la bella y misteriosa Eva Rengel, trama la operación rodeado de bombardeos, traiciones y sorpresas.

El retrato de Falcó es realista y detallado, desde su forma de ocultar la brasa del cigarro para evitar ser visto de noche, hasta su pericia al dar una paliza a un prisionero para que hable cuanto antes. También lo es el ambiente confuso y violento de los comienzos de la guerra civil española, con la presencia de alemanes e italianos en el bando fascista y de diversas facciones de izquierdas en el bando republicano.

Las primeras páginas de la novela pueden desorientar algo al lector desconocedor de la historia de España, precisamente por la proliferación de siglas, partidos políticos y organizaciones de todo tipo que pululaban en esa época. Sin embargo, la historia pronto toma carrerilla y arrastra al lector en una interesante intriga.

Si te gusta la historia o las novelas de suspense, encontrarás en Falcó una lectura rápida, entretenida e informativa.

Recibe el boletín de Vida Now

* indicates required