Escritura justa, Vida Now, Isidra Mencos

Respeto en tu escritura: Qué es y por qué es importante

Quizás no te hayas parado a pensar en el papel que juego el respeto en tu escritura. Respeto a tus personajes, respeto a tus lectores y respeto a la historia misma.

A mí me hizo pensar en este tema mi trabajo como intérprete médica.

Un intérprete no debe juzgar a las personas que participan en un encuentro médico. Acepta que tienen derecho a tomar sus propias decisiones, aun cuando no sean las que él tomaría. No toma partido por el doctor o el paciente. Trata a todo el mundo con respeto y de forma imparcial.

Esta actitud respetuosa también se puede aplicar a tu escritura. Aquí te explico cómo:

Respeta a tus personajes

  • Piensa a fondo en cómo son tus personajes. El personaje que aparece en la página debería representar solamente la punta de un iceberg. Tú, como autor o autora, deberías saber mucho más de lo que le muestras al lector. Crea toda una vida para tus protagonistas, desde su ciudad de origen, su comida favorita y la música que escuchan hasta sus logros profesionales. Aunque nada de eso salga en la historia, te ayudará a entenderlos con más profundidad. Además, algo de ese trasfondo se transmitirá en un adjetivo peculiar o en un pequeño detalle que hará a tus personajes más vívidos.
  • Si un personaje aparece solamente de forma circunstancial, por ejemplo, es un guía en una visita a un museo, no le des un nombre. Si un personaje tiene nombre, deberías darle cierto peso y espacio en la historia.

 

Respeta a tus lectores

  • No expliques de pe a pa el significado de tu historia. Respeta la inteligencia de tus lectores y su pasión por leer entre líneas.
  • Ve al grano. No llenes tu narrativa de palabras superfluas. Desconfía de los adverbios. Por ejemplo, si un personaje exclama: “¡Es maravilloso!”, no necesitas puntualizar que lo dijo “alegremente”. Está bastante claro ya con el diálogo.

 

Respeta la historia que estás contando

  • No distraigas a tu lector con digresiones innecesarias. Podrían hacer que la trama principal resultara confusa. Esto es especialmente importante si escribes cuentos o ensayos personales (memorias) cortos. En una historia breve cada palabra cuenta.
  • Reconoce los gérmenes de otras historias y resérvalos para el futuro. Por ejemplo, imagina que estás escribiendo la historia de una pareja. En un párrafo pones varias líneas sobre el primer marido de ella que apuntan a algo muy interesante pero que no puedes desarrollar en esa historia. Quizás es mejor que la alusión sea más rápida y superficial, y conservar esas líneas interesantes y sugestivas para otra historia sobre esa primera relación. Esto no quiere decir que las digresiones siempre sean un error. El Quijote está lleno de digresiones y es un libro maravilloso. Pero también es un libro de más de 1.000 páginas, que probablemente no es la longitud que tú tienes en mente para tu historia.

En último término, tu papel es respetar la historia y permitirle que te diga lo que necesita para ser contada de la forma más eficaz posible.

Lee la parte 1 y 2 de esta serie:
Escucha activa: por qué es útil para un escritor y cómo mejorarla
Siete ideas para escribir diálogos verosímiles

Recibe el boletín de Vida Now

* indicates required