escribir, escritura, escritor, tiempo, Isidra Mencos, Vida Now

Tres enemigos de un escritor (2): “No tengo tiempo para escribir”

Protege tu tiempo dedicado a escribir

Como escritora he tenido tres enemigos. El enemigo número uno es la carencia de distancia emocional con respecto a mis escritos. (Lee por qué es un problema en el primer post de esta serie.) El enemigo número dos es creer que no tengo tiempo para escribir.

Mi vida ha tenido muchas vueltas y revueltas. Esto me ha dado material para docenas de historias, pero también periodos de tiempo en los que la escritura pasó a un segundo plano.

Me escudaba en muchas razones para justificar que no escribía, pero la principal siempre era la misma: No tengo tiempo para escribir. 

Sabía que no era totalmente cierto, pero me negaba a aceptarlo.

La mayoría de los escritores no pueden darse el lujo de escribir a tiempo completo. Tienen trabajos, crían niños, limpian sus casas y hacen la compra, como el resto de los mortales. Aún así, consiguen apartar un tiempo para escribir.

La realidad es que, durante muchos años, no le di prioridad a escribir, excepto en mis sueños de convertirme en una autora exitosa. Era más fácil engañarme a mí misma y creer que, si tuviera tiempo, escribiría sin parar. De ese modo, no tenía que enfrentar las verdaderas razones por las que lo estaba evitando: miedo, poca confianza en mí misma y un impulso auto-destructivo que me costó décadas domar. (En mi favor diré que otra razón por la cual no escribía es que me lanzaba en cuerpo y alma a todas las demás cosas que hacía.)

Ahora protejo mi tiempo dedicado a escribir con todo mi ser. Como dice la autora Louise de Salvo en el libro The Art of Slow Writing (El arte de escribir despacio):

“Si quieres escribir, tienes que abandonar otra cosa. A menudo tienes que abandonar un montón de cosas”.

Yo dejé un trabajo estupendo como ejecutiva para convertirme en trabajadora por cuenta propia. Tengo un horario flexible y más energía y espacio mental para la vida de escritora. He cancelado muchos gastos, desde ser miembro de un gimnasio, hasta comprar frutas y verduras orgánicas, cenar en restaurantes finos o ir al cine. Así puedo pasar menos tiempo ganando dinero y más tiempo enfocándome en la escritura. He alquilado la habitación donde tenía una oficina casera, y he creado una mini-oficina en mi dormitorio, para tener otra fuente de ingresos.

Algunos sacrificios son más duros que otros, pero cuando decides sin lugar a dudas que escribir es tu prioridad, todos valen la pena.

Si deseas escribir tienes que encontrar tiempo para tu práctica. Eso quiere decir que tendrás que dejar de hacer otras cosas.

No es necesario que optes por algo tan drástico como hice yo. Piénsalo bien y te darás cuenta de que hoy mismo puedes hacer algo para ganar unas horas cada semana.

Por ejemplo: ¿Puedes levantarte una hora antes y escribir por la mañana? ¿Reducir o eliminar las horas que pasas viendo televisión? ¿Abandonar una actividad extra que haces sin ganas, para darle gusto a alguien que ni siquiera lo agradece?

Tú eres la única persona que puede asumir el compromiso de darle prioridad a tus sueños de ser escritor o escritora. Recuerda: la falta de tiempo no es la verdadera razón por la que no estás escribiendo, así que, ¿cuál es?

Conoce el enemigo número 1 de cualquier escritor: Carencia de distancia emocional.

Recibe el boletín de Vida Now

* indicates required